En esta obra magistral de Noah Gordon vemos cómo se pone en valor el respeto por la dignidad humana en la práctica de la medicina. 

En el best seller podemos ver los 2 contra puntos de la medicina de aquella época. La falta de ética absoluta de los cirujanos barberos (personificados en Barber) en la Europa medieval y la humanidad y la sabiduría en la Persia antigua (con el sabio Avicena y su entorno).

La Edad Media es sinónimo de oscurantismo, pero hubo lugares donde la cultura y la sabiduría crecían día a día y los eruditos ocupaban un lugar primordial. El médico narra cómo se vivían los avances científicos y el pueblo podía beneficiarse de ello. La existencia de un auténtico Avicena (apodado El príncipe de los sabios) y su maristán demostraron cómo los pacientes pasaban a “ser personas”.

Tratamiento ético de los pacientes en "El Médico"

He aquí 3 claros ejemplos:

La escuela o madrassa del maristán:

Era el lugar donde los maestros daban a los futuros médicos conferencias y sesiones clínicas que les forjarían y allí eran atendidos los enfermos de diagnósticos más complicados y que necesitaban más recursos de los habituales, sin importar su poder económico. Fue lo que hoy diríamos un gran hospital, situado en un palacio, con los mejores medios. Los enfermos que caían en la madrassa eran tratados con todo lujo de medicina y acompañamiento, algo impensable en otros lugares del mundo.

La psicología

Estaba a la orden del día. El médico refleja un mundo en el que se daba mucho valor a la psique humana. “la imaginación es la mitad de la enfermedad. La tranquilidad es la mitad del remedio y la paciencia es el primer paso de la cura”. Los pacientes contaban con lo que hoy entenderíamos como apoyo psicológico y manuales para una recuperación desde lo holístico

La contención religiosa:

En un país donde el Islam era la única religión y era muy peligroso ser cristiano, los médicos respetaban las creencias de los estudiantes y enfermos en el anonimato por su concepto del alma: “Hay 3 tipos de alma, el alma vegetativa, el alma perceptiva y el alma racional humana”. En la filosofía de los médicos en el libro de Noah Gordon se identifica claramente el alma con la esencia y se respeta sobremanera el “yo” en los seres humanos.

Leer todo lo relacionado con la medicina, la salud y los pacientes en El médico es bucear en un microcosmos integrador de todos los procesos,  de la naturaleza. Una clara enseñanza de que la práctica de la medicina debe apoyarse en cuatro pilares: la filosofía, la astronomía, la virtud y la alquimia, con la convicción de que Dios era el sumo boticario y había dispuesto a la naturaleza de todos los remedios.

Recuerda que "El médico, el musical" estará en el Teatre Apolo a partir de octubre. Puedes comprar tus entradas en la tiquetera oficial.